AS MULHERES EM PORTUGAL, HOJE
QUEM SÃO, O QUE PENSAM E O QUE SENTEM

Es un estudio pionero que fue encargado a PRM Market Intelligence por la Fundação Francisco Manuel dos Santos cuando llegó a sus manos un ejemplar del estudio “Las Mujeres, Hoy. Como son, qué piensan y cómo se sienten las mujeres en España”.

El estudio fue realizado por un equipo de consultores y analistas de PRM Market Intelligence dirigido por Laura Sagnier. Para garantizar que todas las especificidades de la sociedad portuguesa serian debidamente contempladas, al equipo de consultores y analistas de PRM, en la fase de diseño y de interpretación de los resultados, se unieron no solo miembros de la Fundação Francisco Manuel dos Santos, también dos especialistas portuguesas en Estudios de Género: Sara Falcão Casaca (ISEG-ULisboa) y Heloísa Perista (CESIS).

La investigación representa a 2,7 millones de mujeres con entre 18 y 64 años que residen en Portugal y son usuarias regulares de Internet. Este universo está representado por una muestra de 2.428 mujeres que fueron entrevistadas sobre ámbitos tan variados como el trabajo (remunerado y no remunerado), la pareja, los hijos/as, la conciliación o su nivel de felicidad, entre otros. El resultado es una completa radiografía de las mujeres que viven en Portugal que, entre otras cuestiones, revela que estamos todavía muy lejos de conseguir que, en Portugal, las mujeres dispongan de las mismas oportunidades reales en la vida que los hombres.

Sin igualdad en lo que respecta al reparto de las tareas de la casa y al cuidado y educación de los hijos/as (u otros dependientes) entre los dos miembros de la pareja, la igualdad en el resto de los ámbitos de la vida es una utopía.

 

Objetivos. Con la investigación "As mulheres, hoje. Quem são, o que pensam e o que sentem as mulheres em Portugal” la Fundação Francisco Manuel dos Santos y la consultora PRM Market Intelligence esperan contribuir a generar un debate constructivo y una reflexión crítica sobre el papel de las mujeres y los hombres en la sociedad portuguesa. Estamos convencidos de que solamente informando a todos los agentes involucrados (en el ámbito empresarial, político y también privado) conseguiremos construir una sociedad más igualitaria y, por lo tanto, más justa.

 

Metodología. Para la recogida de la información se ha utilizado la metodología denominada CAWI (Computer-Assisted Web Interviewing). Se decidió que las encuestas se realizarían a través de Internet, con la intención de maximizar el nivel de sinceridad de las participantes a la hora de responder ya que muchos de los temas a tratar tenían un carácter muy íntimo.
Las mujeres que han participado en la investigación han invertido entre 20 minutos y 1 hora en contestar la encuesta, en función de la situación vital de cada una de ellas. Las que menos tiempo emplearon fueron las estudiantes que todavía viven en casa de sus padres, y las que más, las mujeres que viven en pareja, tienen hijos/as y también trabajo remunerado.
La recogida de la información se realizó durante el mes de mayo de 2018.
Para el análisis de las respuestas dadas por las mujeres entrevistadas se han utilizado las técnicas y metodologías desarrolladas por PRM Market Intelligence durante más de tres décadas. Muchas de ellas basadas en métodos de análisis multivariables.

 

Mujeres consideradas y muestra. Se pretendía considerar el máximo de mujeres mayores de edad que fuera posible. Por ello, la única limitación es la que se deriva del hecho de que la encuesta tuviera que ser aplicada por Internet. En consecuencia, esta investigación considera a las mujeres que residen en Portugal, con entre 18 y 64 años y que han utilizado Internet en los últimos 3 meses. Según los datos del INE, estarían representadas en este estudio casi 2,7 millones de mujeres, que corresponden al 81% de las mujeres de estas edades que residen en Portugal.
Han participado en el estudio 2.428 mujeres que son estadísticamente representativas del conjunto de los casi 2,7 millones de mujeres mayores de edad que viven en Portugal y son usuarias regulares de Internet.

 

Temáticas investigadas y conocimiento inferido. En la encuesta, las mujeres empezaron respondiendo a cuestiones sobre cómo son y qué hábitos tienen en relación a cinco facetas de su vida: 1) ella misma; 2) la pareja; 3) la maternidad; 4) el trabajo remunerado y 5) el trabajo no remunerado. Después se les pidió también que respondieran a un bloque de preguntas relacionadas con la familia de origen (madre, padre, hermanos/as, …), las personas amigas, su contexto y circunstancias personales.
A partir de las respuestas dadas por las mujeres en relación a todas estas “facetas” y utilizando las técnicas de análisis estadístico pertinentes, se ha clasificado y estudiado en profundidad a las mujeres según tres puntos de vista: 1) uno relacionado con los “frentes” que cada mujer tiene en su vida, 2) otro relacionado con el ciclo de vida de las mujeres, en función de su edad, y 3) el relacionado con las dificultades de conciliación que enfrentan las mujeres que están activas en el mercado laboral.
En otro bloque de preguntas se pretendió averiguar hasta qué punto las mujeres se sienten felices con cada una de las “facetas” de su vida y también con su felicidad global. A partir de las respuestas a este bloque de preguntas, por medio de técnicas de análisis multivariables, se identificaron cuáles son las “facetas” de la vida que más influencia tienen en que las mujeres se sientan felices o infelices con su vida.
Por último, teniendo en cuenta todas las informaciones recogidas en la investigación, incluyendo también la percepción de felicidad, se clasificaron y estudiaron en profundidad las mujeres desde otro punto de vista: cuántas “situaciones de vida” diferentes están viviendo los 2,7 millones de mujeres que esta investigación representa.

El siguiente gráfico ilustra los bloques en que se han estructurado los resultados de esta investigación. En blanco, los bloques que incluyen información sobre la que se preguntó a las entrevistadas en la encuesta y en gris los bloques que incluyen información que se ha inferido a partir de las temáticas investigadas utilizando las metodologías y técnicas desarrolladas por PRM Market Intelligence.

Resumen de las conclusiones principales

 

La vida de las mujeres en Portugal está muy determinada por dos de los parámetros analizados en esta investigación: la edad y el nivel de estudios. La edad está fuertemente relacionada con los “frentes” que las mujeres pueden acumular en la vida: “trabajo remunerado”, “hijos/as” y “convivencia en pareja”. Por su parte, el nivel de estudios tiene repercusiones en las dificultades que las mujeres sienten (o no) para lograr que el dinero llegue hasta fin de mes, pero también en la forma de ser y en la actitud hacia la vida.

A partir de la mayoría de edad, hay tres momentos que son fundamentales en la vida de las mujeres: los 28 años, los 35 y los 50 años. De acuerdo con los resultados obtenidos, es bastante probable que la opinión y los sentimientos de las mujeres, con relación a las varias “facetas” que afectan a su vida, se alteren de alguna forma entorno a de estos tres momentos. Es importante destacar que el periodo de vida más complicado para las mujeres transcurre entre los 35 y los 49 años.

La pareja es la “faceta” de la vida de las mujeres que más influye en si ella se siente feliz o infeliz con su vida. Las mujeres que aciertan con la persona con la que comparten su vida acostumbran a sentirse felices no solo con su compañera/o, sino también con su vida en general, mientras que las que se sienten infelices con su pareja acostumbran a sentirse infelices con su vida en general. Por otro lado, tener una pareja con la que la mujer se siente infeliz afecta de forma mas negativa a las restantes “facetas” de su vida que el hecho de no tener pareja. Por eso es posible afirmar que esta investigación confirma el dictado popular: “mejor sola que mal acompañada”.

En las relaciones entre un hombre y una mujer, la complicidad y el sexo son muy importantes. De los cuatro aspectos que más influyen en la felicidad de las mujeres con respecto a su compañero de vida, ninguna está relacionada con la dimensión financiera. La mayoría de ellas desea que “el compañero participe de forma activa en las tareas domésticas”, que “la escuche”, que “le dedique tiempo”, y que sea “cariñoso y detallista” con ella. Por el contrario, los tres aspectos que tienen más capacidad de influir en que la mujer sea infeliz con su compañero de vida son: la “infidelidad”, la “falta de generosidad” y las “relaciones sexuales” poco satisfactorias.

Tener hijos/as no es ninguna garantía de que una mujer se sienta feliz con su vida. Entre las mujeres que fueron madres, los/as hijos/as son la faceta de la vida que ocupa la primera posición en su ranking de felicidad. Sin embargo, la felicidad que sienten con su maternidad está poco relacionada con la felicidad o infelicidad que sienten en los restantes aspectos de su vida. Por consiguiente, los hijos/as no influyen significativamente en el hecho de que las mujeres se sientan (o no) felices con su vida, en general.

La maternidad no conlleva felicidad para todas las mujeres: la mayoría se sienten realizadas (las “madres realizadas” representan el 82%), pero para otras mujeres la realidad es bien diferente. Para 18% de las mujeres que han tenido hijos/as, la maternidad no ha resultado ser lo que esperaban: 5% declaran que con la información que tienen a día de hoy, no los habrían tenido (fueron bautizadas como “madres arrepentidas”) y 13% declararon que volverían a tener hijos/as, a pesar de que no se sienten felices de ser madres (fueron bautizadas como “madres no realizadas”).

La relación de las mujeres con el trabajo remunerado no es del todo idílica. Resulta bastante complicado para las mujeres encontrar un trabajo que se ajuste a sus necesidades, sobre todo porque el trabajo que ellas idealizan oscila con la edad, en función de la evolución de su vida personal o familiar. A partir de los 28 años, la “capacidad de conciliar bien el trabajo remunerado con la vida personal/familiar” se convierte en la cuestión más importante para la mayoría de las mujeres. A partir del momento en que cumplen 50 años, esta cuestión pierde importancia, pasando a ocupar la cuarta posición en el ranking de prioridades.

La acumulación de “frentes”: “trabajo remunerado”, “convivencia en pareja”, “hijos/as” no es garantía de que la felicidad de las mujeres con su vida, en conjunto, sea mayor.

El trabajo no remunerado que se realiza en casa continúa siendo un asunto de mujeres. A juzgar por los resultados obtenidos, difícilmente esta realidad se alterará en un futuro próximo, a menos que se tomen medidas drásticas. Teniendo en cuenta el ritmo al que ha evolucionado, en la última generación, la participación de los hombres en la realización de las tareas domésticas, serán necesarias entre cinco y seis generaciones para alcanzar la igualdad real entre mujeres y hombres, en las parejas en que ambos trabajan fuera de casa. En las parejas más jóvenes en las que la mujer tiene entre 18 y 40 años, el hombre soporta una carga ligeramente superior de las tareas domésticas (26%) en comparación con los hombres que viven con una mujer que tiene más de 40 años (22%).

Mientras que la mayoría de los hombres continúa teniendo un papel muy pasivo en relación con las tareas no remuneradas, relacionadas con el cuidado de la casa y de los/as hijos/as, muchas mujeres han asumido un papel activo en contribuir en el pago de los gastos familiares. En consecuencia, la situación de desequilibrio entre los dos miembros de la pareja todavía empeora si se tienen en cuenta la otra parte de las responsabilidades familiares: el pago de los gastos familiares. Si comparamos la división de las responsabilidades familiares en las parejas en que la mujer está activa en el mercado laboral, verificamos que el 73% de las mujeres asumen más trabajo no remunerado que sus compañeros, 2% de los hombres hacen más que su compañera y el 25% restante de las parejas distribuyen las tareas de forma equilibrada. En lo que respecta a la contribución en los gastos familiares, 54% de las parejas las reparten de forma equilibrada, en 27% de los casos el hombre contribuye con más dinero y en el 19% la mujer contribuye con más dinero.

La mayoría de las mujeres se sienten siempre o casi siempre “demasiado cansada”. La situación de desequilibrio permanente y sustentado que muchas mujeres soportan a diario entre las horas que trabajan (sean o no remuneradas) y las horas de que disponen para ellas mismas, sobre todo mientras los/as hijos/as son pequeños, conlleva que casi un tercio de las mujeres con experiencia laboral (31%) acaba por darle prioridad a su vida familiar en perjuicio de su vida laboral. Entre estas mujeres que, en algún momento, priorizaron su vida familiar a la laboral, 84% pusieron algún tipo de “freno” en su trabajo remunerado y 16% abandonaron totalmente el mercado laboral.

A pesar de que la individualidad de cada mujer es irrepetible, fue posible identificar ocho situaciones de vida que sintetizan las principales características de los casi 2,7 millones de mujeres que este estudio representa. 1) “Tudo pela frente”. Integra a las mujeres más jóvenes, que tienen todavía por delante todas las decisiones que serán clave en su vida. Son el 9% y su edad media es 23 años. 2) “Tu e eu podemos”. En esta situación, las mujeres, además de trabajo remunerado, que les da independencia económica, están casi todas viviendo en pareja. Son el 16% y su edad media es 32 años. 3) “Eu posso”. Estas mujeres acostumbran a tener sólo el ”frente trabajo remunerado”, lo que les garantiza independencia económica. Son el 12% y su edad media es 34 años. 4) “Resignadas”. Incluye a las mujeres cuya vida está marcada por la frustración de no conseguir trabajo remunerado, a pesar de que todavía tienen tiempo por delante para remediarlo. Son el 11% y su edad media es 39 años. 5) “Em luta”. La gran mayoría de estas mujeres acumulan los tres “frentes” y tienen serias dificultades para conseguir realizarlas todas ellas en simultáneo. Son el 13% y su edad media es 40 años. 6) “Todo sobre control”. La gran mayoría de estas mujeres acumulan los tres “frentes” y consiguen conciliarlos sin grandes dificultades. Es la situación más numerosa: 18%. En media tienen 41 años. 7) “Realizadas”. Incluye a las mujeres que, habiendo superado las primeras fases de su ciclo de vida adulta, se sienten felices o muy felices con la vida que construyeron. Son el 11% y su edad media es 55 años. 8) “Esgotadas”. Incluye mujeres muy marcadas por el hecho de no haber conseguido satisfacer sus expectativas con relación a la vida, siendo que además les queda poco tiempo para mitigar esta frustración. Son el 10% y su edad media es 57 años.


ESTA INVESTIGACIÓN, CUYOS RESULTADOS Y CONCLUSIONES SERÁN VIGENTES HASTA EL AÑO 2028, HA DADO LUGAR A LA PUBLICACIÓN DE DOS LIBROS QUE ESTÁN DISPONIBLES DE FORMA GRATUITA EN LA WEB DE LA FFMS.

As mulheres em Portugal, hoje. Quem são, o que pensam e o que sentem

Es una publicación de la Fundação Francisco Manuel dos Santos en la que se detallan los principales resultados y conclusiones de la investigación. Se puede descargar de forma gratuita en la página web de la fundación.
Se trata de un libro especialmente útil para, entre otros profesionales: Psicólogos, Sociólogos, Educadores, Directores Generales, Responsables de Recursos Humanos y Responsables de productos o servicios dirigidos al target femenino.

Resumen de la investigación: As mulheres em Portugal, hoje. Quem são, o que pensam e o que sentem

Es una publicación de la Fundação Francisco Manuel dos Santos en la que se resumen los principales resultados de la investigación “As mulheres em Portugal, hoje. Quem são, o que pensam e o que sentem” así como las conclusiones a las que llegó el equipo multidisciplinar que en ella participó.

Se puede descargar de forma gratuita en la página web de la fundación.

Se trata de un libro que deberían de leer todas las mujeres y todos los hombres, en especial, las nuevas generaciones.


LOS RESULTADOS Y CONCLUSIONES DE ESTA INVESTIGACIÓN FUERON PRESENTADOS EN LISBOA EL 12 DE FEBRERO DE 2019.