Laura Sagnier: especialista en market intelligence y activista pro-igualdad de oportunidades para las mujeres.

A nivel personal…

Nací en Barcelona, en 1966, en el seno de una familia muy tradicional. Cuando nací, mi madre dejó sus estudios universitarios para dedicarse en exclusiva al cuidado de su familia. Hasta que se retiró, mi padre siempre se ha dedicado al negocio familiar. Lo de hija única me duró poco tiempo, ya que mis dos hermanas nacieron enseguida: una al año siguiente y la otra al cabo de poco más de dos años.

Desde hace más de veinticinco años, comparto mi vida con el hombre con el que me casé recién cumplidos los 27 años. Al mes de haber cumplido 30 años, me estrené en la maternidad, nació Julia. Y al cabo de poco más de dos años, nació Berta.

Mis hermanas también han tenido solo hijas: Alejandra, Carla, Ana y Lucía. Y en la familia de mi marido, la situación es muy similar, su hermana tuvo a Inés y su hermano a Paula y a Eugenia. Así que sí, un entorno familiar muy femenino.

Y además todas de la misma generación ya que, con la única excepción de mi sobrina Lucia, la pequeña de la familia, las demás pertenecen a la Generación Y también conocida como la de los Millennials.

A nivel profesional…

Estudié Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Barcelona y desde que me licencié siempre me he dedicado al market intelligence, tanto profesionalmente en la compañía PRM Market Intelligence como en el ámbito de la docencia, en la universidad en la que me licencié y en numerosos másteres de otros centros.

Me incorporé al equipo de PRM como estudiante en prácticas, en el último año de la licenciatura, y ocupé el puesto de socia-directora entre el año 2008 y el 2013. En estos casi treinta años en PRM he dirigido proyectos en una gran variedad de sectores, entre los que destacan el financiero, el de las telecomunicaciones, el de gran consumo y el de la distribución. Y PRM me ha brindado la oportunidad de trabajar a nivel internacional ya que mis proyectos no se han limitado a España, sino que he tenido clientes en más de veinte países de Europa, América del Norte, América del Sur, Asia y África.

A mediados del 2014, tuve que dejar la dirección de PRM porque me diagnosticaron estrés laboral. Después de unos meses de inactividad, decidí aprovechar esta nueva etapa de mi vida para unir mis, por aquel entonces, casi 30 años de experiencia en market intelligence con mi interés por el mundo de las mujeres. Llevé a cabo una investigación pionera sobre las mujeres en España: “Las mujeres, hoy: cómo son, qué piensan y cómo se sienten”. Pude realizar esta investigación gracias a la colaboración pro bono del equipo de PRM cuando algún analista o consultor tenía huecos entre un proyecto y el siguiente. Los costes directos de esta investigación fueron íntegramente sufragados por mí.

Llevé a cabo esta investigación convencida, por pura deformación profesional, de que, con buena información, mis hijas, mis sobrinas, sus amigas y todas las jóvenes que tuvieran acceso a los resultados, podrían tomar mejor las decisiones relevantes de su vida. Mi convicción era que, si a los clientes de PRM la información que les suministrábamos les había ayudado a tomar mejor las decisiones de sus negocios, por qué no iban a poder hacerlo las mujeres que tuvieran acceso a los resultados de este estudio. En la actualidad, gracias a los dos libros que la editorial Planeta ha decidido publicar, podrán tener acceso al estudio un grupo mucho más amplio de mujeres y hombres jóvenes.

En paralelo a la realización de la investigación, me formé en técnicas narrativas y en creación literaria en la Escola d’Escriptura de l’Ateneu Barcelonès. En esta excelente escuela, tuve además la suerte de contar con los consejos y la experiencia de su actual director, Pau Pérez, que accedió a dirigir mi proyecto literario.

La existencia de la investigación sobre las mujeres en España llegó a oídos de la Fundação Francisco Manuel dos Santos que, con motivo de la celebración de su X aniversario, decidió encargar a PRM, con un equipo liderado por mí, la realización de la investigación sobre las mujeres en Portugal. El estudio se presentó el pasado 12 de febrero de 2019 en el Aula Magna de la Universidad de Lisboa. El actual presidente de la República Portuguesa, Marcelo Rebelo de Sousa, fue el encargado de realizar el discurso de apertura del evento en el que el estudio fue presentado.

Una de las conclusiones más evidentes de ambos estudios, es que en la Península Ibérica estamos todavía muy lejos de lograr que las mujeres tengamos las mismas oportunidades que los hombres. Así mismo, de ambas investigaciones se infiere que sin igualdad en el reparto de las cargas familiares (tareas de la casa y cuidado y educación de los hijos o de los dependientes, si los hay), la igualdad en el resto de los ámbitos de la vida se convierte en una utopía. En esta línea, el estudio permite estimar que, en España, al ritmo que en la última generación ha evolucionado la contribución de los hombres en las tareas de la casa y el cuidado de los hijos, faltan dos o tres generaciones para lograr que el peso que soportan las mujeres y los hombres en el ámbito de los trabajos no remunerados se igualen. Y en Portugal, la situación es todavía peor: si no se acelera el ritmo, faltan cinco o seis generaciones.

Cada día que pasa estoy más convencida de que solo concienciando a todos los agentes implicados (el poder político, el legislativo, las empresas, los individuos, los medios de comunicación…) seremos capaces de construir una sociedad más igualitaria y por lo tanto más justa con las mujeres. Es por ello por lo que he decidido hacer todo lo que esté en mis manos para acelerar este proceso de cambio en pro de la igualdad. Por ello, en la actualidad, además de mi profesión como Senior Advisor de PRM Market Intelligence, dedico todo el tiempo y esfuerzo que puedo a difundir los resultados de ambas investigaciones, dando conferencias en instituciones públicas y privadas, tanto en España como en Portugal y ayudando a las áreas de recursos humanos de las empresas a conocer mejor las necesidades de sus colaboradoras y de sus colaboradores, para en consecuencia, poder diseñar unos planes de igualdad con políticas y prácticas que sean realmente eficientes.